¡Estar delgada es sinónimo de ser feliz! 
19 kilos menos en 1 mes


Cada persona traza su propio camino hacia el cuerpo perfecto, y también tiene su propia motivación. Hoy quiero contaros mi experiencia. Puede que sirva para que otras personas tengan la oportunidad de mirarse a sí mismos y eviten tener que pasar por lo que pasé yo.

Hace un par de años, nunca me habría planteado adelgazar. No tenía problemas con mi peso, por eso prefería no pensar en ello. No consideraba que 79 kilos pudieran ser un problema. Tenía un poco de celulitis, pero no era para tanto. Y además tenía novio. Llevábamos saliendo unos seis meses: salíamos a comer y siempre tomábamos postre, y él me ofrecía chocolate todo el tiempo. Ahí fue cuando gané esos 10 kilos de más. Todo ocurrió gradualmente, por eso casi no me di cuenta. Pero lo hacía. A veces salía a alguna parte por las noches y, cuando se quedaba en casa, se pasaba las horas muertas sentado delante del ordenador. No podía entender qué es lo que iba mal, por qué se estaba comportando así.

Contestaba a todas mis preguntas con un silencio. Pero al final me dejó, y lo único que me dejó fue un mensaje de texto:

¡Me enfadé muchísimo con él! ¡Me dolieron mucho sus palabras! Me pasé toda la noche llorando. A la mañana siguiente, un amigo me dijo que la mejor manera para dejar de estar deprimido era comenzar una nueva relación. Y así es como conocí a Max.

Siguiendo el consejo de mi amigo, conocí a un chico por Internet. Por lo poco que sabía, él también estaba buscando una relación seria, por eso me dijo que no debíamos perder el tiempo y que teníamos que empezar a quedar lo antes posible. Parecía guapo y deportista en sus fotos, así que no pude negarme.

Quedamos en vernos en la parada de autobús de al lado de mi casa, y resultó ser la cita más rápida del mundo. Cuando llegué a la parada de autobús, él me estaba esperando con una docena de rosas preciosas en la mano. Lo reconocí inmediatamente porque había analizado muy bien todas sus fotos de sus perfiles en las redes sociales. Él también me vio, y comenzó a caminar hacia mí. Estaba sonriendo, así que obviamente también me reconoció. Pero cuanto más se acercaba, más infeliz parecía. Cuando finalmente llegó a mí, se echó a un lado con el ceño fruncido y pasó por delante de mí sin detenerse. Entonces yo me paré, miré hacia atrás y vi cómo se alejaba. No miró hacia atrás. Y yo me quedé allí, con un enorme signo de interrogación encima mi cabeza.

Encontré la respuesta en el mensaje que me envió después:

MAX

29.05.2016


Odio cuando una chica guapa con las tetas grandes está andando y las tetas le rebotan con cada paso (lo cual es muy agradable a la vista), pero entonces miro un poco más abajo, a tu barriga... ¡y es terrible! Un enorme vientre grasiento que también rebota, como si tratara de saltar y escapar. Es asqueroso. Estoy tan decepcionado que quiero acabar con cualquier interacción que hubiera entre nosotros, por no hablar de una relación.

Ahí fue cuando entré en cólera. ¿De qué gordura estaba hablando? ¿Tan obesa estaba? Probablemente tuviera unos kilos de más. Pero, ¿de verdad parecía un elefante?

No busqué nada más por Internet, porque no tenía ninguna intención de sufrir más humillaciones. Pasé el fin de semana entero llorando a lágrima viva, comiendo galletas y helado. Me daba igual mi físico. De todos modos, no podía ir a peor.

Pero la vida sigue. Tenía que hacer algo. Si la sociedad no podía aceptarme tal y como era, tendría que cambiar. El mismo amigo del que os hablé antes me llevó al gimnasio. Todo el mundo sabe que correr ayuda a perder peso. No me gusta correr, pero me obligué a hacerlo. Corría durante una hora todos los días durante 3 días seguidos. Las piernas me dolían tanto que era difícil de soportar. ¿Y el resultado? ¡No perdí ni medio kilo en 3 días! Además, comí tanto ese fin de semana que engordé más de lo que perdí. Como resultado, estaba agotada y no tenía ninguna motivación para ir a entrenar. Me sentía totalmente agotada y cansada, así que empecé a buscar una solución a mi problema en Internet. Creo que leí todos los blogs y foros que existían.

Resultó ser que la solución más rápida para Choco Lite perder peso era un producto especial desarrollado por la Asociación Internacional de Nutricionistas. Es absolutamente seguro para la salud, e incluso ayuda a eliminar las toxinas y el colesterol del cuerpo. Se llama Choco Lite , y son polvos con sabor de chocolate fabricados a partir de componentes naturales. Ya no tienes que acabar agotado del gimnasio ni pasar hambre. Lo único que hay que hacer es mezclar el polvo con agua tibia y beberlo por la mañana con el estómago vacío. ¡La grasa empezará a derretirse delante de tus ojos! Este producto ya había recibido miles de comentarios positivos, y pensé que había llegado el momento de decirle adiós a la celulitis, los michelines y la barriga.

Acabé perdiendo 9 kilos en una semana. Mi barriga y mis muslos estaban visiblemente más delgados. De todos modos, seguí tomando el producto un mes más, y fue así como me deshice de toda la grasa y la celulitis de mi cuerpo. Para mi sorpresa, mis pechos redujeron un poco su tamaño, pero también ganaron firmeza. Las nalgas también las tenía más contorneadas y firmes como manzanas. Perdí 19 kilos en 1 mes sin ayunar ni realizar ejercicios agotadores. Me tuve que comprar ropa nueva, ¡pero mereció la pena!

Empecé a disfrutar de ir a la playa. Me compré un montón de bikinis y nunca dejaba pasar la oportunidad de pasar un rato junto al mar. Ahí fue donde conocí a alguien muy especial, la persona con la que ahora comparto mi vida. El creía que estaba bromeando cuando le conté que mi exnovio me había dejado y que otro chico se había burlado de mí. Me encanta cuando me coge en sus brazos. Dice que peso menos que una pluma.

Todavía tomo Choco Lite de vez en cuando para mantener mi figura actual, sobre todo después de grandes comilonas o fiestas especiales.

Comentarios:

Ángela:

Choco Lite me ayudó a perder peso cuando mi novio me dijo que no le gustaba que tuviera unos kilos de más. Después de 2 meses tomando Choco Lite, he perdido 32 kilos. Y la piel no se me puso flácida, sino al revés: más firme.

María:

Ojalá toda la comida fuera como Choco Lite. Comes y bebes todo lo que quieras y encima pierdes peso :)

Raquel

Cuando pesaba 86 kilos, me justificaba diciendo que era de huesos anchos. Chicas, no existen los "huesos anchos". Lo que tenía era grasa, ahora lo entiendo todo. Después de leer este artículo, también decidí pedir Choco Lite. Después de 2 meses, mi báscula indicaba 56,5 kilos. ¿Os lo podéis creer? ¡29,5 kilos menos en 2 meses!

Luisa:

¡Es hora de decirle adiós a esos kilos de más! Yo ya he pedido Choco Lite. Espero poder compartir mi progreso con todas vosotras muy pronto.

Ana:

¡Yo también tenía que adelgazar! Estaba harta de esconderse detrás de ropa holgada, corsés y pareos. ¡Solo hay un mes de diferencia entre estas fotos! Me siento muy bien, me siento confiada y sexy. Y la mejor parte es que no hay encanta Choco Lite

Carmen:

¡Nunca me hubiera imaginado que podría comer dulces y perder peso! Mi madre y yo decidimos probar Choco Lite. Durante los primeros 10 días, mi madre perdió 12 kilos, y yo 11. Mi madre no ha querido que le haga fotos, pero yo voy a presumir un poco :) Y todo esto ha sido posible sin hacer ejercicio ni dieta.

Juani:

Chocolate Slim hizo posible que participara en una competición de fitness en bikini después del embarazo. En tan solo 1 semana, perdí 7 kilos de más que tenía. Se me volvían a notar los músculos esculpidos. Y todo gracias a que me preparaba un batido de Choco Lite todas las mañanas y todas las tardes. Ahora cuando voy a la playa con mi hijo, me siento como si estuviera caminando por la pasarela y todas esas personas de mi alrededor me estuvieran examinando :)

Julia:

¡Odio las dietas! ¡Por fin es posible perder peso sin ellas!

Votar este artículo

Buscar